Monitorización remota

Estudio/ La Sefah ultima la encuesta para conocer el uso de internet y aplicaciones 2.0 en la práctica profesional de los servicios de farmacia

Una fotografía de Internet y las 2.0 en la FH

br

A partir de los resultados que obtengan, la sociedad científica prevé desarrollar actividades para promocionarlas y consolidarlas

Aunque los hospitales facilitan el acceso a Internet, muchos centros bloquean las herramientas 2.0 por temor a la pérdida de productividad

Esther Martín del Campo Madrid En lo que queda de año, Luis Carlos Fernández, farmacéutico del Complejo Hospitalario de Cáceres, y Emilio Monte, del Hospital la Fe de Valencia, esperan contar con los resultados de la primera encuesta nacional sobre el Uso de Internet y Aplicaciones 2.0 en el ejercicio profesional de la Farmacia Hospitalaria. Su propuesta para evaluar la implantación de estas herramientas en los servicios españoles ha sido bien recibida por los socios de la Sefah, de hecho, al cierre de esta edición han recibido ya 165 contestaciones. Aún así, consideran que es un tema “bastante desconocido”, explica Fernández, que tiene la impresión de que han contestado profesionales interesados o con más conocimientos, al menos inicialmente, lo que puede suponer un cierto sesgo, reconoce. Ambos especialistas comparten la inquietud y la creencia en el potencial de este tipo de herramientas, así como la curiosidad por saber cuál es el grado de conocimiento de sus compañeros. “Queremos hacer una fotografía y saber de dónde partimos, y en base a ello iniciar actividades orientadas a promocionarlas y consolidarlas”, sugiere Fernández. De entrada, matiza Monte, su impresión es que están poco extendidas en el ámbito de la farmacia hospitalaria, a pesar de las ventajas que pueden aportar a profesionales y pacientes. Los promotores del estudio insisten en que Internet ha estado presente desde sus comienzos en su profesión, ligado fundamentalmente a la búsqueda de evidencia científica. Sin ir más lejos, la utilidad de la página web de la sociedad científica, que ha supuesto una plataforma de comunicación y una vía de comunicación entre profesionales, es incuestionable para estos profesionales. Además, aseguran que, a día de hoy, el acceso a Internet está disponible en la inmensa totalidad de los hospitales españoles. Sin embargo, el acceso a herramientas 2.0 está bloqueado en muchos centros, en la medida que se relaciona con actividades de ocio que “pueden hacer perder el tiempo a los profesionales”. “Todo un error porque estamos privando de herramientas de comunicación e información útiles a los profesionales”, puntualiza Fernández, aunque Monte confía en que a medida que se vayan desarrollando proyectos basados en estas herramientas y se demuestre su utilidad la situación irá mejorando. A través de Internet el farmacéutico hospitalario tiene acceso a un gran abanico de páginas vinculadas a su actividad. Incluso determinadas aplicaciones ya son accesibles solo a través de la red, como la página de la Agencia Española del Medicamento que emplean para la gestión de fármacos que se utilizan en situaciones especiales, aclaran. Las más útiles para Fernández son todo tipo de buscadores y recursos relacionados con la medicina basada en la evidencia, aplicaciones diversas, páginas de sociedades científicas, web 2.0 aplicadas a la sanidad, etc. En cualquier caso, esperan un salto cualitativo que tendrá lugar, si es que no lo ha tenido ya, aclara Monte, con el avance de las herramientas 2.0 en las que “la comunicación bidireccional entre profesionales y pacientes y la colaboración generará una inteligencia colectiva de mucho valor para el desarrollo de esta profesión”. Aunque por ahora la participación de los farmacéuticos de hospital en foros y webs 2.0 es reducida, ambos creen que va en aumento. En un momento como este en el que la relación directa con el paciente es cada vez más difícil, por la carga asistencial y la escasez de recursos y déficits estructurales, estas herramientas pueden ser, en opinión de los coordinadores del estudio, una vía directa y cómoda para que el paciente contacte y colabore con el sistema. “Toda una oportunidad que no debemos desaprovechar”, concluyen. | 2011-10-21T19:00:00+02:00 h |

Pese a las ventajas de las webs 2.0, su uso en los servicios hospitalarios es todavía incipiente

La comunicación con el paciente es difícil y los coordinadores abogan por aprovechar esta vía