Premios BiC

ECTRIMS – ACTRIMS 2011

Mejores herramientas para diagnosticar y tratar la EM

br

La información al paciente y la formación profesional mejora la detección precoz

Se presentan nuevos tratamientos para frenar la aparición de los brotes

francisco rosa Env. Esp. a Ámsterdam La esclerosis múltiple se ha convertido en una enfermedad que afecta a un número creciente de españoles —en la comunidad médica se habla de unos 50.000—, con mayor prevalencia entre mujeres, motivo por el que ha atraído la atención de los profesionales sanitarios y la industria farmacéutica. Estos han llegado a la conclusión de que se puede retrasar el proceso degenerativo en el que entran los pacientes que la sufren, lo cual requeriría que se siguieran mejorando los tiempos de diagnóstico, de aplicación del tratamiento, así como su eficacia. Respecto al primer asunto, la detección, juegan un papel muy importante tanto los pacientes, que necesitan estar informados de cuales son los síntomas, como los médicos, que requieren una mayor sensibilidad y formación para acelerar los pasos en el protocolo que acompaña a esta enfermedad. “El retraso medio de diagnóstico se sitúa entre uno y dos años. Hace diez años, hablábamos de que las dilaciones se alargaban cinco veces más en el tiempo”, confirma Guillermo Izquierdo, especialista del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. Las técnicas que se usan para la detección son variopintas. Por ahora, los neurólogos se aferran a la gran eficacia de la resonancia magnética y el estudio del líquido encefalorraquídeo, que son las herramientas más precisas una vez el paciente acude a la consulta con determinados síntomas relacionados con el deterioro cognitivo y la pérdida de fuerza y movilidad en las extremidades, o las dificultades en el habla. A pesar de eso, existen algunas formas de detección (calificadas como secundarias) como los potenciales evocados o los análisis específicos en sangre que también pueden contribuir a confirmar los malos presagios. Eso con carácter general, aunque hay algunos casos que dificultan el diagnóstico precoz. Hablamos aquí de la existencia del denominado síndrome radiológico aislado, una variante a la que los médicos no les gusta definir como esclerosis múltiple porque no tiene síntomas asociados. “Lo que hace es generar intranquilidad al paciente, aunque la detección en las pruebas no garantiza que vaya a desarrollarse en el futuro o que no. Aún no existen estudios concluyentes, por eso se es más prudente con estos episodios”, matiza Rafael Arroyo, del Hospital Clínico San Carlos. Nuevos tratamientos Al margen de estos casos, y centrándose en la enfermedad desde una perspectiva más general, Arroyo quiso poner el énfasis en que se ha demostrado que la celeridad en la aplicación del tratamiento retrasa la aparición de los brotes, gracias a los avances que se dan en este ámbito. Al parecer, los primeros inmunomoduladores aparecieron hace 16 años. Siguiendo esa senda, comenzaron a lanzarse los fármacos de segunda línea hace unos cuatro o cinco años. Ahora se ha dado un paso más, avanzando hacia los fármacos orales y más potentes que ya se están poniendo a disposición del paciente. “España se encuentra, en este campo, a la cabeza en investigación clínica”, confirma. La compañía Novartis ha sido una de las que ha contribuido a la innovación en esta área. Durante el V Congreso Trienal Común del Ectrims presentó algunos datos derivados de la realización de varios estudios clínicos que refuerzan la tesis sobre la seguridad y la eficacia de fingolimob, comercializado como Gilenya, el nuevo tratamiento oral de una toma diaria que desarrolla la compañía suiza. “Mucha gente se pregunta cuándo llegaremos a la personalización de las terapias en la lucha contra la esclerosis múltiple. Con este tipo de fármacos, se puede hablar de que estamos ante los inicios del tratamiento individualizado de esta enfermedad”, sentenció Guillermo Izquierdo. En esta misma línea, los doctores anunciaron la aparición de unos cinco nuevos tratamientos de cara a los próximos cinco años. La principal aportación de estos se dirige a mejorar la calidad de vida del paciente. Y ahí es donde se está avanzando, según Ana Torredemer, presidenta de la federación de pacientes Felem, gracias a “los pasos en investigación”. | 2011-10-21T19:00:00+02:00 h |

Se está avanzando hacia tratamientos orales y más potentes contra la esclerosis múltiple

El retraso medio en el diagnóstico de la patología se sitúa entre uno y dos años