Gaceta Médica Madrid | jueves, 04 de febrero de 2016 h |

El consejero de Salud, Aquilino Alonso, ha agradecido a casi un centenar de representantes de entidades del sector el trabajo y el apoyo permanente para la definición del modelo de atención temprana en Andalucía. En un encuentro mantenido con en la sede parlamentaria con las entidades representadas, Aquilino Alonso ha explicado que este encuentro “refleja el camino que hemos andado juntos” y que tiene un resultado, el borrador del Decreto de Atención Temprana “que hemos estado trabajando”. Este texto, ha indicado el consejero, no hubiese sido posible “sin el trabajo de todos” y es fruto “del diálogo permanente que hemos mantenido, así como de nuestra escucha activa como administración sanitaria”. Todo ello nos ha permitido además, tener en cuenta las propuestas de mejora aportadas por los diferentes partidos políticos en los últimos meses.

El consejero de Salud ha indicado que el encuentro tiene como finalidad dar a conocer el borrador del Decreto que ahora inicia su tramitación. No obstante, ha recordado, “mantendremos una escucha permanente y esperamos que sea realidad en los próximos meses”.

Aquilino Alonso ha hecho hincapié en el objetivo común de todos: garantizar que los menores que lo requieran tengan asegurada una atención temprana universal, gratuita y de calidad. Asimismo, la meta también es clara: “asegurar la prevención, la detección precoz, el diagnóstico y el tratamiento de los menores de 0 a 6 años que presenten trastornos del desarrollo o riesgo de padecerlo, así como la intervención con su familia y entorno.

Por último, Aquilino Alonso ha agradecido la presencia de todos, así como su implicación diaria. En esta línea ha afirmado estar convencido de que el texto responde a las necesidades actuales y garantiza la atención temprana universal, gratuita y de calidad.

Borrador de Decreto de Atención Temprana

La futura norma que prepara la Junta de Andalucía contempla que la atención infantil temprana precisa acciones coordinadas a través de un modelo integral que agrupe las intervenciones realizadas desde los diferentes sectores; educativo, sanitario y social, que aseguren la prevención, la detección precoz, el diagnóstico y el tratamiento de las personas menores de seis años de la comunidad autónoma que presenten trastornos del desarrollo o riesgo de padecerlos, así como la intervención sobre su familia y entorno.

A lo largo de cuatro capítulos y 30 artículos, el futuro Decreto establece la finalidad de la norma, el ámbito de aplicación de la misma, los recursos necesarios para hacerla efectiva, las actuaciones precisas en cada ámbito, el compromiso de creación del Consejo de Atención Infantil Temprana y el de un Sistema de Información de Atención Infantil Temprana único, entre otros aspectos.

Las actuaciones en materia de atención temprana en Andalucía se regirán, según se recoge en el borrador del Decreto, por los principios de universalidad y gratuidad, permitiendo el acceso a los recursos de todas las personas que reúnan los requisitos y condiciones establecidos, corriendo todos los costes de los recursos por la Administración autonómica. Se garantiza igualmente la equidad, eliminando la posibilidad de cualquier discriminación en el acceso a los recursos, con especial atención a la de género, por su carácter transversal al resto.

Tal como contempla la futura norma, la intervención en atención temprana tiene que tener en cuenta el desarrollo integral del menor, por lo que se considera que es un atención integral que abarcará todos los aspectos propios de cada individuo: psicomotores, sensoriales, perceptivos, cognitivos, comunicativos, afectivos y sociales, así como los relacionados con su entorno, donde se sitúan la familia, la escuela y la sociedad.

De igual modo, se plantea la necesidad favorecer la descentrali-zación, en cuanto los recursos para la intervención integral en la atención infantil temprana deben estar próximos a la zona de refe-rencia del domicilio familiar, ser accesibles y estar organizados en relación a las necesidades de la persona menor de seis años y su familia.

El decreto apuesta, a su vez, por la participación, sobre todo im-pulsando la contribución activa, comprometida y responsable de los equipos terapéuticos, las familias, el entorno y el movimiento asocia-tivo en el desarrollo de los planes y programas que velen por estos me-nores. En este sentido, se incluye el diseño de un modelo de gobernanza asentado en la participación y corresponsabilidad de todos los agentes implicados.

Asimismo, en la norma se entiende como máxima la calidad, en cuanto la atención infantil temprana integral en Andalucía estará basada en el cumplimiento de estándares esenciales de calidad y en los procesos asistenciales, apoyados en la mayor evidencia científica disponible en cada momento, por lo que se pondrá en valor la inves-tigación en este campo.

La sostenibilidad es otro principio que defiende el Decreto, en cuanto la intervención integral en atención temprana deberá planifi-carse para garantizar la permanencia en el tiempo.

El Decreto apuesta también por la coordinación interadminis-trativa y por una actuación conjunta que permita una optimización de la asistencia, garantizando además la coordinación entre las distintas administraciones públicas y las instituciones que intervienen en la atención integral en atención infantil temprana atendiendo al interés superior del menor y su derecho a alcanzar el máximo desarrollo de sus posibilidades, su autonomía y su participación activa en la familia y en la comunidad.