Premios BiC
José A. Rodríguez Barcelona | viernes, 05 de septiembre de 2014 h |

Buenas noticias en la lucha contra la hipercolesterolemia en este congreso de cardiología. En palabras de Lina Badimón, vicepresidenta de la Sociedad Española de Cardiología, hay que destacar “los resultados de los nuevos fármacos que reducen los niveles de LDL hasta valores no alcanzados con otros fármacos hipolipemiantes, los inhibidores de PSCK9”.

En esta línea, Sanofi y Regeneron Pharmaceutical anunciaron resultados de cuatro ensayos Odyssey de fase III de alirocumab en pacientes con hipercolesterolemia. La principal conclusión es que alirocumab “ha demostrado reducciones significativas y sostenidas del LDL-C durante un año añadido a la terapia estándar hipolipemiante con estatinas en distintos tipos de pacientes”, afirmó Jennifer Robinson, de la Universidad de Iowa. Alirocumab es un anticuerpo monoclonal en investigación que actúa sobre la proteína PCSK9. La importancia de esta proteína en el tratamiento de la hipercolesterolemia es que degrada de forma natural los receptores del LDL-C, necesarios para que el colesterol pase de la sangre a los tejidos.

Reducción del LDL-C a las 52 semanas

Uno de los ensayos presentados fue Odyssey Long Term, un ensayo clínico doble ciego en el que participaron 2.341 pacientes, que recibieron 150 miligramos de alirocumab cada dos semanas en forma de inyección, en comparación con pacientes con hipercolesterolemia que presentaban un riesgo cardiovascular alto o muy alto, incluidos pacientes con hipercolesterolemia familiar heterocigótica. Ambos grupos recibían estatinas a una dosis máxima tolerada y algunos pacientes también recibían terapias hipolipemiantes adicionales. “A las 52 semanas se produjo una reducción del 57 por ciento con respecto a los valores iniciales de los niveles del LDL-C en el grupo de alirocumab comparado con un aumento del 4 por ciento en el grupo de placebo”, señaló Michel Farnier, del Point Medical, Rond Point de la Nation, de Dijon. Además, a su juicio, el hecho de que este fármaco se administre mediante inyección no supone un problema. “Fue muy bien aceptado por los pacientes”.

Otro de los ensayos destacados fue Odyssey Combo II, un ensayo doble ciego de 720 pacientes que comparó la seguridad y la eficacia de alirocumab con respecto a ezetimiba en pacientes con hipercolesterolemia que tenían un alto riesgo cardiovascular con una reducción inadecuada del LDL-C a pesar del uso de una terapia estable con estatinas a la máxima dosis tolerada. A las 52 semanas se logró una reducción del 50 por ciento respecto a los valores de referencia de los niveles del LDL-C en el grupo de alirocumab comparado con una reducción del 18 por ciento en el grupo de ezetimiba.

“También es necesario destacar que alirocumab ha demostrado un buen perfil de seguridad”, comentó Jennifer Robinson. En el Odyssey Long Term, el único acontecimiento adverso que se dio con más frecuencia en los pacientes que recibieron alirocumab en comparación con los que recibieron placebo fueron las reacciones en el lugar de la inyección (6 por ciento alirocumab, 4 por ciento placebo). “Estamos satisfechos de que alirocumab sea tan seguro y eficaz para reducir el LDL-C”, concluyó la catedrática.