Almudena Fernández Madrid | viernes, 18 de septiembre de 2015 h |

Cuando Julián Carretero no está trabajando en el Hospital Universitario Infanta Leonor, es fácil encontrarlo con sus hijos, en una escapada o montando en bicicleta. Aunque los fines de semana puede estar en el garaje, donde últimamente gasta buena parte del tiempo arreglando una moto del 1969. Y es que su ‘buena mano’ va más allá de la enfermería…

Pregunta. Creo que eres un enfermero que no solo hace curas a pacientes… Sino también a motos, ¿no?

Respuesta. Sí, el abuelo de mi mujer tenía una moto de hace 60 años y compré otra para, entre las dos, poder hacer una. Estoy restaurándola, mecánicamente está bien y ahora solo falta la pintura.

P. Teniendo en cuenta tu gusto y conocimientos para reparar motos y que ya tienes experiencia en ‘boxes’… ¿digno candidato a fichar como mecánico en un equipo de MotoGP?

R. (Risas) Creo que eso sería decir mucho, de momento el mundo de la enfermería me parece muy interesante como para meterme en otros ámbitos.

P. Además de restaurar la carcasa de la moto, es importante prestarle atención al motor, aunque no se vea, ¿pasa lo mismo con las personas?

R. Es una gran realidad, muchas veces nos centramos en las necesidades físicas, que es lo primero que se ve, pero hay que ayudar a la persona a que pueda satisfacer también las necesidades psicológicas y sociales. La enfermería de salud mental tiene en cuenta esas esferas.

P. ¿La aprobación de la prescripción enfermera ha cogido velocidad o corre riesgo de griparse?

R. Debería estar puesta en marcha, pero no está totalmente desarrollada y está teniendo bastantes trabas en el camino. Me parece que es una oportunidad que beneficiará a los pacientes.

P. Pasemos a otras ruedas, las de tu bici, tanto en ella como en lo profesional, ¿te gusta estar ‘al frente del pelotón’?

R. Yo diría lo contrario. Como presidente de la comisión estoy debajo de las bases de las enfermeras de salud mental para defender sus intereses.

P. Bici, fútbol, pádel, tenis, frontón… predicas con el ejemplo las recomendaciones que haces a tus pacientes…

R. Sí, es una buena forma de darle mucho más peso al discurso sobre hábitos de vida saludables.

P. Como especialista en salud mental y practicante de deporte, ¿confirmas eso de ‘mens sana in corpore sano’?

R. Desde luego. Leí una entrevista de Fernando Tejero que decía que el órgano más beneficiado al hacer ejercicio era el cerebro y estoy totalmente de acuerdo.

P. En fútbol y en sanidad, ¿un exceso de gasto no asegura resultados?

R. No necesariamente lo caro es mejor. En fútbol se demuestra cada año, aunque los equipos con más presupuesto tienden a estar arriba, no siempre son los mejores, y en sanidad lo mismo, el dinero hay que gastarlo de forma eficiente.

P. Como enfermero, de ‘box a box’… Cuando jugabas al fútbol, ¿también te especializaste en ser un jugador ‘box to box’, como le gustan a Mourinho?

R. De pequeño jugaba a nivel competitivo, pero cuando he jugado por ocio sí, ya que estábamos en todas las posiciones y no teníamos ningún sitio definido.

Haciendo ciclismo, ¿te pones en ‘cabeza’ del grupo? Más bien al lado, me parece mucho más interesante acompañar a la gente que ir delante.

Imagino que serás de mentalidad ganadora… Sí, me gusta ganar, pero no es el fin último, me importa más disfrutar el camino.

¿Por qué has perdido la cabeza? Por amor a mi mujer, a mis hijos, a mi familia.

¿Médicos y enfermeros serían una buena pareja de tenis? Sí, hacemos un’ tándem’ fantástico para resolver los problemas de los pacientes.