Manuel Desco, coordinador de la Plataforma Itemas | viernes, 04 de septiembre de 2015 h |

La innovación, entendida como la rentabilización de la actividad investigadora, es la gran asignatura pendiente del sistema ciencia-industria español. Según los datos disponibles (en la web de Cotec), España ocupa un lugar dentro de los 10 primeros en el ranking mundial de generación de conocimiento, en concordancia con su posición por PIB nacional, pero ocupa posiciones por debajo de la 30 en indicadores relativos a innovación. Esta anomalía es todavía más llamativa en el sector de la salud: nuestro sistema nacional de salud presenta un desempeño excelente, en términos de calidad e incluso de eficiencia. Esto sugiere que el sector de la salud debería ser pionero y líder en términos de innovación y generación de valor, pero, desgraciadamente, esto no sucede: resulta muy difícil para el sistema sanitario transformar la ciencia en dinero y mejora social.

La mayoría de diagnósticos de situación identifica que, si bien los procesos de transformación de recursos en conocimiento (investigación) transcurren con fluidez, la vía inversa de generación de recursos (valor) a partir del conocimiento (una de las mejores definiciones de innovación) no es fácil en absoluto.

Una de las razones de esta dificultad es la necesidad de estructuras que faciliten el proceso. Por ejemplo, ante cualquier idea o resultado de investigación biomédica potencialmente interesante suele ser necesario realizar estudios de novedad, de valorización, desarrollos adicionales, crear prototipos, tramitar los mecanismos adecuados de protección de la propiedad intelectual e industrial, buscar socios académicos o industriales, etc. En general, este tipo de actividades no está bien cubierto por la formación que posee el personal clínico y los investigadores biomédicos. No se puede pedir al médico que atienda pacientes, dé clases, investigue y, además, sepa de leyes de patentes, de teorías financieras y cómo crear y gestionar empresas.

El Instituto de Salud Carlos III (Isciii) creó en 2009 la Plataforma Itemas, que engloba a 31 hospitales públicos y más de 100 entidades colaboradoras. Su misión es facilitar la transmisión y transformación del conocimiento científico, médico y asistencial, en el ámbito de la innovación en tecnologías médicas y sanitarias, en eficiencia y valor para el sistema sanitario y para la sociedad. Para ello, Itemas ha implementado un modelo de creación de estructuras denominadas “unidades de apoyo a la innovación”, que asesoran y acompañan al profesional innovador.

Simultáneamente, la plataforma persigue establecer un foro de comunicación entre los diferentes actores del proceso de innovación (hospitales, academia e industria), creando herramientas que permitan conocer en tiempo real el panorama de la innovación tecnológica hospitalaria colaborando al establecimiento de contactos y alianzas.

No se puede pedir al médico que atienda pacientes,
dé clases, investigue y sepa
de leyes de patentes