Francisco Miralles, Secretario General de CESM | viernes, 16 de octubre de 2015 h |

La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) ha decidido romper con el ministerio de Sanidad ante su pasividad en la aplicación de los acuerdos firmados con el Foro de la Profesión Médica hace dos años y medio.

Repasemos los principales incumplimientos:

El porcentaje de PIB, lejos de aumentar, ha seguido cayendo hasta situarse el próximo año (según las previsiones presupuestarias del propio Gobierno) en el 5,4 por ciento, casi un punto menos que en 2009.

No se ha reducido la precariedad laboral. Actualmente, casi el 42 por ciento de los facultativos que trabajan en el SNS no tienen plaza en propiedad y la proporción de contratos precarios (por menos de seis meses, a tiempo parcial, sólo para guardias, etc.) es cada vez más alta.

Tampoco se ha hecho el menor intento por paliar el hecho de que desde el primer recorte salarial (junio de 2010), los médicos hemos perdido en torno al 25 por ciento de nuestro poder adquisitivo. Ni se nos ha compensado por los agravios comparativos con otros profesionales. Como ejemplo de esto último, baste recordar que el primer tijeretazo retributivo (el de 2010), establecido en una media del cinco por ciento para todos los trabajadores del SNS, ascendió en nuestro caso al 9,8 por ciento, dado su carácter progresivo, mientras que los presupuestos del Estado para 2016 fijan una subida “lineal” del uno por ciento para todos los empleados.

Es este tipo de incumplimientos y agravios añadidos lo que justifica la manifestación de protesta que hemos convocado ante las puertas del ministerio de Sanidad para el próximo día 21 de octubre, en la que dejaremos patente que los médicos vamos a seguir batallando por objetivos tan justificables como los siguientes:

-Restituir las retribuciones básicas (sueldos y trienios) tal y como estaban reconocidos antes de junio de 2010.

-Recuperar la jornada laboral de 35 horas.

-Ocupar el 100 por cien de todas las plazas vacantes por jubilación.

-Suprimir los contratos a tiempo parcial y transformar en plazas de plantilla orgánica todo contrato eventual que tengo una duración mayor a un año.

-Realizar ofertas de empleo púbico al menos cada dos años con características homogéneas en todo el SNS y que permitan la movilidad entre CC.AA.

-Rechazar el actual borrador de RD sobre Unidades de Gestión Clínica por incumplir lo consensuado con la profesión.

Estamos, insisto, ante un ministerio que incumple, nos agravia y además nos afrenta, porque así cabe entender el decreto que parece tener preparado para dar luz verde a la, así llamada, prescripción enfermera.

La afrenta en este caso no es tanto por las nuevas atribuciones concedidas al personal de enfermería, en algún caso entendibles, como porque no se han guardado las formas en cuanto a la elección de los conceptos y se ha incumplido (y van…) lo establecido en la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias, donde queda claro que cualquier modificación en materia competencial requiere consenso.

Hemos convocado una manifestación de protesta ante las puertas del ministerio para el 21 de octubre