Ricardo De Lorenzo, Pte. Asociación Española de Derecho Sanitario | viernes, 13 de marzo de 2015 h |

Cuando hace ya más de veinte años constituimos la Asociación Española de Derecho Sanitario, el sector sanitario había cambiado profundamente como consecuencia de un triple progreso, el de la medicina, el jurídico y el social. Pero la comprensión entre estos tres sectores seguía siendo muy difícil.

Este entendimiento necesario ha requerido un gran esfuerzo por parte de todos, ya que Sanidad y Derecho habían estado tradicionalmente incomunicados, lo que originaba la multiplicación de desencuentros y también litigios en el sector sanitario.

Que esta indiferencia mutua se haya superado y que el encuentro entre Derecho y Salud sea hoy una realidad, ha sido el objetivo y el fin primordial de nuestro trabajo, y el resultado fue la presencia, con motivo de la entrega del II Premio, en la Real Academia Nacional de Medicina de todos los sectores sanitarios, el Privado y el Público, la Administración Municipal, Autonómica y Estatal, y la Sanitaria y la de Justicia, los Sindicatos y los Colegios Profesionales, la Cátedra y la Judicatura, lo Doméstico y lo Internacional, y aquellos otros protagonistas de la Sanidad tan presentes y tan imprescindibles como son “los pacientes”.

Esa necesidad de unir esfuerzos y coordinar puntos de vista (del jurista, del sanitario, del paciente) de manera que todos se enriquecieran, aglutinar reglas en torno a unos principios jurídicos, a unos postulados éticos, a un sistema riguroso de estudios e investigación y a la “prueba del nueve”, que es el debate plural en la vida social, nos llevó a lo que es hoy el Derecho Sanitario, que muestra su propia identidad al proclamar que la salud puede aglutinar esa dispersión, que un tratamiento jurídico puede partir de principios capaces de crear un auténtico sistema. De ahí nació el tratamiento científico de esta disciplina.

Valorar lo que se ha hecho en el ámbito de la legislación sanitaria española, compararla con nuestro entorno y hacer prospectiva desde el punto de vista jurídico eran tareas de indudable interés social y sanitario. A partir de análisis profundos y de calidad era posible contribuir a un positivo desarrollo del Derecho Sanitario en nuestro país y a un impulso legislativo que diera solidez, fortaleza y vigor a nuestro sistema sanitario en su integridad; tanto desde la perspectiva del sector público como del sector sanitario privado.

Y así nació la ilusión, hoy también convertida en realidad, “El Premio Nacional de Derecho Sanitario”, que pretende reconocer la contribución de estudios e informes con notoria profundidad jurídica y con alta sensibilidad hacia las demandas de ciudadanos, de profesionales sanitarios y también, hacia el papel y responsabilidad que corresponden a los poderes públicos en este ámbito.

En definitiva, nuestra Asociación apuesta por la investigación en el ámbito jurídico para contribuir a impulsar el progreso del Derecho Sanitario, progreso que cuenta con el entusiasmo que demuestra la concurrencia de numerosos trabajos, con análisis y con propuestas de extraordinario interés.

Sanidad y Derecho habían estado tradicionalmente incomunicados, lo que originaba litigios en el sector