Investigación/ Según concluye un estudio del proyecto GAIT, del IIB-Sant Pau

br

Hallan una base genética común entre la IVC y la enfermedad tromboembólica

Los resultados explicarían la falta de eficacia en las pautas preventivas

| 2011-04-08T16:26:00+02:00 h |

Redacción

Barcelona

El 97 por ciento de la variación en la susceptibilidad a desarrollar insuficiencia venosa crónica (IVC) es atribuible a factores genéticos. Así lo estima un estudio presentado en Granada, durante el 19º Congreso Nacional del Capítulo Español de Flebología.

Se trata de un trabajo integrado en el proyecto GAIT (Genetic Analysis of Idiopathic Thrombophilia), dirigido por la Unidad de Genómica de Enfermedades Complejas, la Unidad de Hemostasia y Trombosis, y el Grupo de Investigación de Angiología, Biología Vascular e Inflamación, del Instituto de Investigación Biomédicas Sant Pau (IIB-Sant Pau) en Barcelona.

A raíz de los resultados, concluyen también que el riesgo a padecer IVC presenta una correlación genética significativa con el riesgo de trombosis venosa, lo que indica que genes que influyen en la susceptibilidad a padecer IVC también intervienen en el riesgo de trombosis venosa.

Según los impulsores del proyecto, encabezado por José Manuel Soria, a pesar de la alta prevalencia de la IVC, el componente hereditario es todavía desconocido, y se hallan en la literatura estudios contradictorios “con limitaciones metodológicas”.

Con el fin de identificar estos factores genéticos de riesgo, se inició en 2006 el reclutamiento del proyecto GAIT en su segunda fase. En ella se ha analizado el componente genético y la influencia ambiental de un importante número de caracteres cuantitativos relacionados con diferentes patologías del ámbito cardiovascular (trombosis venosa y arterial e ICV) en 35 familias españolas de gran tamaño (más de 10 personas por familia).

Como apuntan los expertos, la alta heredabilidad identificada explicaría la falta de eficacia de las medidas preventivas en ICV, así como el alto índice de recidiva en la cirugía de las varices.

Asimismo, la relación establecida en la investigación con la enfermedad tromboembólica venosa sugiere herramientas a la hora de priorizar las varices que pueden presentar complicaciones.