C.M.L. Madrid | viernes, 04 de diciembre de 2015 h |

Rediseñar el modelo de financiación para que sea homogéneo y que garantice la igualdad de derechos sanitarios a todos los españoles es uno de los principales retos que plantea la carta de presentación electoral del PP en materia sanitaria. Es decir, una reforma del modelo autonómico que certifique una financiación suficiente a las comunidades autónomas, eso sí, acordando primero la oferta de servicios básicos en cada autonomía para lograr “un ritmo estable de crecimiento del gasto”.

Junto a este modelo ‘finalista’, el equipo que lidera Mariano Rajoy apuesta por la profesionalización de la gestión, a través de un Área de Capacitación Específica (ACE) que dote de competencias de liderazgo e iniciativa a los directivos para la toma de decisiones “basadas en criterios técnicos”.

Otro de los capítulos que propone el PP es la mejora del acceso de la tecnología innovadora, potenciando la receta electrónica, la tarjeta sanitaria única y la historia clínica digital, así como la telemedicina. Las dos grandes apuestas en esta materia están enfocadas al diseño de un plan nacional de investigación clínica, liderado por el Instituto de Salud Carlos III, y de una Estrategia Nacional de Investigación de Enfermedades Raras, para la incorporación de las innovaciones terapéuticas en condiciones de equidad. En este sentido, también se comprometen a impulsar el papel de los investigadores y docentes.

Potenciar el papel de primaria es otra de las prioridades del equipo de Rajoy, impulsando su “capacidad diagnóstica y tecnológica”. De la mano de esta propuesta está la de desarrollar herramientas que garanticen la continuidad asistencial entre AP, especializada y los servicios sociales, orientando la coordinación en la atención de crónicos.

Si el PP repite en Moncloa, desarrollarán dos planes específicos. Por un lado un Plan Nacional de Reducción de Listas de Espera y por otro lado un Plan Nacional de Transparencia Sanitaria, “con los principales indicadores de estructura, proceso y resultado” que permita a los pacientes una decisión informada y libre. Asimismo, los populares apuestan por un nuevo modelo de gestión basado en competencias profesionales, con la incorporación de la evaluación de resultados, un nuevo modelo retributivo y de incentivos homogéneos en todo el SNS. Uno de los compromisos que incorpora el programa, precisamente, es el firmado con el Foro de la Profesión Médica: el decreto de gestión clínica. Además, el SNS contaría con un Plan Estratégico de Ordenación de RR.HH. basado en el Registro Estatal, definiendo un mapa de necesidades de los perfiles profesionales recogidos en la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (LOPS).

En materia de salud pública, plantean el refuerzo del calendario vacunal, así como la ampliación de la cartera de servicios de Salud Pública. Todo ello con el fin de solventar las inequidades territoriales en el acceso a la dispensación de las vacunas en la red de oficinas de farmacias. Además de la mejora en el acceso de los pacientes a los test de diagnóstico través de la red de farmacias comunitarias.

El programa electoral centra la mayor parte de sus propuestas en el impulso de un modelo sociosanitario, que refuerce la libre elección de los pacientes, una mayor humanización de la asistencia, la creación de una cartera de servicios sociosanitaria y un mapa de recursos sociosanitarios.

En cuanto a los pacientes, el PP tiene claro que orientaría su legislatura en acercarse a las asociaciones para promover su participación en diversas cuestiones. Su demostración más importante es la apuesta de un Acuerdo Marco con las asociaciones y la creación de un “Estatuto del paciente crónico”.