SEMES/ El consumo de drogas emergentes legales, otro tema destacado en el Congreso de la Sociedad Española de Urgencias y Emergencias

br

redacción Barcelona | viernes, 14 de junio de 2013 h |

Un estudio presentado en el 25º Congreso de Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes), en Santiago de Compostela, analiza 2.000 casos de intoxicados por cocaína en 10 servicios de Urgencias diferentes. Uno de los datos registrados, en base a distintas puntuaciones dadas a cada caso, rebela que entre el 6 y el 35 por ciento vuelve a reconsulta según haya ingerido la sustancia un día u otro de la semana (jueves o fin de semana), o presente problemas de tipo psiquiátrico.

Según señaló Miguel Galicia, del Hospital Clínic de Barcelona, el perfil que ofrece este paciente es el de un consumidor joven, varón de 35,8 años de media, y que junto con la cocaína ha tomado alcohol y cannabis durante los meses de julio y agosto.

Durante el congreso se recordó que la cocaína sigue siendo la sustancia que más problemas causa en los servicios de urgencias, y Galicia puntualizó que “si no mueren más personas es porque quien la consume es gente joven”. De hecho, la edad es una de las razones que explican que el 80 por ciento de los atendidos en urgencias es dado de alta, “pero se desconoce qué ocurre después, porque no hay estudios que permitan identificar el problema”, añade Galicia, salvo uno realizado en Sevilla que analizó casos de muerte súbita en la calle y concluyó que un 3,1 por ciento estaba relacionado con el consumo de cocaína.

En España, un 4,6 por ciento de la población ha consumido cocaína durante el último año, con un perfil joven de entre 15 y 34 años de edad.

Por otro lado, las drogas emergentes legales se han convertido en un reto diagnóstico para los servicios de urgencias. Según se advirtió durante el congreso, se venden por Internet bajo la apariencia de sales de baño, fertilizantes, productos de limpieza o inciensos, siempre con la etiqueta “No apto para el consumo humano”. Sin embargo, como señaló Angelines Cruz Landeira, catedrática de Toxicología de la Universidad de Santiago, su uso se extiende a través de chats y del “boca a boca”. La catedrática resaltó el caso de las catinonas sintéticas, procedentes de la planta khat y con la mefedrona como elemento más generalizado. Estos efectos euforizantes se producen al ser consumidas esnifadas, fumadas, por vía oral, o inyectadas.

En España un 3,5 por ciento de jóvenes entre 14 y 18 años ha consumido estas drogas legales, 1,3 por ciento durante el último mes.